martes, 30 de marzo de 2010

Hasta luego.

Miro en el vacío de tus ojos la sonrisa predigitada, la decepción ante la realidad, las ganas (desperdiciadas) de explorar nuevas ideas y un alma solitaria que es engullida por sus ilusiones.

No sé si eres tu.
No sé si soy yo.

3 comentarios:

  1. piensalo bien, luego no te arrepientas...

    =/...

    ResponderEliminar
  2. "Soy dueño de mis secretos, pero no de involucrar a alguien en ellos"

    ResponderEliminar